miércoles, 21 de marzo de 2018

Las redes, el vicio del ego y el discurso anti feminista de Gabriel Pereyra

La consolidación de las redes sociales como medios de comunicación nos convirtió en editores de nuestra propia imagen pública. En ese escenario, hace tiempo identifico ejemplos de excelentes periodistas que, seducidos por la aceptación popular (una droga que no conozco pero debe ser riquísima), pervierten su mejor capital periodístico: su rigor y credibilidad. El caso de Gabriel Pereyra y su postura sobre el feminismo es el más actual. 

En esta columna publicada ayer en El Observador, Pereyra antepone su necesidad de confrontar con la lucha feminista, a luchar por la existencia desigual de la mujer; lo hace para alimentar su ego porque tiene un discurso sólido desde lo informativo y eso acarrea aplausos, pero falla en el espíritu. Luego de leer esta columna queda evidente que su motor no es dar cuenta de todas las desigualdades que menciona en su columna, sino anular las desigualdades expuestas simbólicamente en la marcha. Busca la confrontación y eso nunca puede favorecer la igualdad en un colectivo tan complejo como la sociedad. Bastante confrontación tenemos, siendo tan pocos. Y el peligro más grande es que Pereyra es un tipo respetable porque es un muy buen periodista: de laburo serio, con investigaciones propias, información valiosa, y sus trabajos evidentemente encuentran mucha aprobación. No obstante, el riesgo de su trabajo radica en sus motivaciones a la hora de pensar en la desigualdad de género.


"Uno solamente tiene que decir la verdad no para que la repercusión de esa verdad mejore su propia imagen, sino para que mejore el colectivo". Marcelo Bielsa


jueves, 15 de marzo de 2018

También se aprende con las "pantallitas" - Carlos A. Scolari tiene mucho para decir

¿Por qué adaptar la educación a una vida social de los jóvenes que gira en torno a tecnologías? Porque no nos queda otra.

Un paso clave que plantea Carlos A. Scolari es no caer en la baratija de decir que los gurises "están todo el día con la pantallita" y verlos como personas potencialmente capaces de generar y compartir contenidos de diferentes tipos y niveles de complejidad.

"Hoy por hoy, la distancia entre lo que pasa fuera de la escuela con los medios y la realidad de la escuela es muy grande. Hay poco contacto y lo que muchas veces prevalece es la estigmatización"

"La escuela tiene que enseñar a hacer una interpretación crítica; (pero) ese enfoque no cubre toda la realidad: al adolescente se lo interpela como una víctima frente a las pantallas, nosotros los interpelamos como prosumidores [productores y consumidores], y eso es un cambio respecto de la visión tradicional, es entender que los jóvenes algo saben porque están haciendo cosas"

https://educacion.ladiaria.com.uy/articulo/2018/3/carlos-scolari-para-aprender-los-jovenes-usan-viejas-estrategias-en-nuevos-entornos/ 

jueves, 8 de marzo de 2018

Bielsa, el feminismo y la justicia social

"Uno solamente tiene que decir la verdad no para que la repercusión de esa verdad mejore su propia imagen, sino para que mejore el colectivo". Confieso que esta frase que se la leí a Marcelo Bielsa, me ha hecho desviar erróneamente el foco en la lucha por erradicar la existencia social desigual de la mujer. Eclipsado en reflexionar sobre algunas formas corrompidas de revindicación o difusión de esta enfermedad social (gracias a mi alto consumo digital), perdía frecuentemente el foco de lo que justamente entiendo como obvia prioridad: mejorar el colectivo.

Llego a este día simbólico peleando contra mi contradicción interna pero convencido que la reflexión es el primer paso individual para mejorar cualquier desigualdad social. Y consciente que la peor conclusión de esa desigualdad, las muertes de mujeres por ser mujeres, no son números fríos, sino hijas de la naturalización histórica de esa desigualdad.

Entiendo que acortar o erradicar las desigualdades sociales necesitan de la reflexión que se alimenta con masiva adhesión, garantías legales, marchas, hechos simbólicos y difusión intensa. Y naturalmente esta lucha acarrea daños colaterales representados en la hipocresía oportunista, los intereses comerciales de algunos medios, y otros etcéteras, pero que la reflexión no pierda la brújula. Que nos importe el otro como prioridad.


lunes, 29 de enero de 2018

Destino apocalíptico para Facebook en tiempos volátiles

Hoy Facebook tiene casi 2 mil millones de usuarios, pero en tiempos tan volátiles (la Modernidad Líquida como la llama Zygmunt Bauman) parece que no es suficiente, e igualmente surgen teorías apocalípticas para esta red. Hay una realidad: “Facebook entre los adolescentes de 12 a 17 años disminuyó un estimado de 3,4%. Y para los menores de 25 el interés también comenzó a disminuir de forma importante”. Para quienes vemos a Facebook como un espacio de reflexión (una versión del blog adaptada a los consumos actuales de letras), donde podemos, por ejemplo, expresar interpretaciones de la realidad, confiamos en que este espacio no muera nunca, al menos mientras siga incentivando la expresión escrita, la lectura y la capacidad crítica.

Lectura: https://www.elobservador.com.uy/facebook-esta-muerto-n1164416

miércoles, 27 de diciembre de 2017

La conversación Twitera sobre 1ra generación de ganadores en #ComunicacionResponsable


 Casi 300 mil personas durante un solo día participaron en Twitter de la conversación digital sobre los premios a la Comunicación Responsable en redes. Ante la toxicidad natural de la Era digital, tres agencias comenzamos la búsqueda por construir una Comunicación Responsable que nos proteja de la perversión de los mensajes y de su reproducción. El primer mojón fue seleccionar y premiar a 10 cuentas uruguayas por su aporte desde la responsabilidad hasta la creatividad para informar en Twitter. 

El pico del diálogo, unificado bajo el hashtag #ComunicacionResponsable, fue entre las 18 y las 21 horas del pasado lunes 18 de diciembre, según la herramienta analítica KeyHole. No fue casual que en esa conversación, las "vedettes" de los premios (los community manager de Plaza Colonia) hayan sido la cuenta con mayor interacción con su audiencia (engagement). Estos personajes célebres del mundo Twitter a partir de su gestión descontracturada, sana y responsable de la cuenta, son la cara más visible del club, y no en vano cuentan con 75.073 seguidores siendo voceros de un club con apenas 1000 socios. Sergio Fernández Pos y Rafael "Pacha" González, los nombres detrás de la cuenta @PlazaColonia fueron los ganadores en la categoría Deportes.

Durante el día de la premiación, el tema se imprimió en la TL (TimeLine) de 400 mil cuentas  con 45 posteos originales y 34 perfiles interactuando con el tema. Esa diferencia entre el gran alcance del tema y los posteos y cuentas que twitearon originalmente sobre Comunicación Responsable, se explica en el "calibre" de los ganadores que twitearon sobre el tema, generando gran impacto entre sus seguidores.

En el comparativo de los posteos de la conversación, un 66,7% fueron retweets, un 26,7% se trató de posteos originales y el restante 6,7% significaron respuestas a posteos. Las publicaciones originales son las que otorgan más valor al diálogo en Twitter, según el último estudio publicado por Metricool (http://metricool.com/es/estudio-redes-sociales-2017/), porque suponen una actitud más proactiva, de dialogar sobre el tema con contenido propio para expresar emociones. Por otra parte, el valor del retweet implica que las cuentas se apoderan de un contenido que consideran propio y lo comparten con sus seguidores. Dada tambipen la "autoridad social" en Twitter de varios de los ganadores que compartieron tweets durante la premiación, se puede explicar también el gran alcance del tema en meno de 24 horas, con pocas cuentas participando y en una sola red social. 

Los ganadores: en Ciencia: Facultad de Ciencias (@Facultad de ciencias, udelar); en Deportes, Club Plaza Colonia (Plaza Colonia); en economía, Gabriel Oddone (@OddoneGabriel); en educación, EDUY21 (Eduy21); en gastronomía, Diego Ruete - Educocinero (Diego Ruete); en tecnología, DATA (Datauy); en medio ambiente, Eduardo Gudynas (@EGudynas); en comunidad, Cotidiano Mujer (@cotidianomujer); en derecho, Andrés Ojeda (Andrés Ojeda), y en la categoría sorpresa salud y felicidad, Ale De Barbieri (Alejandro De Barbieri). Calidad de los mensajes, perfil y cantidad de seguidores fueron las variables que determinaron a los ganadores. 

El término "Autoridad Social" responde al poder influenciador de una cuenta, contemplando aspectos cuantitativos y cualitativos. Van desde la cantidad de seguidores, la antiguedad de la cuenta, hasta la frecuencia de posteos, la cantidad y calidad de seguidores de sus seguidores, el nivel de interacción de los posteos y el grado de injerencia en Trendic Topics, por ejemplo. 

Existen múltiples herramientas y criterios para llegar a un grado de Autoridad Social. A modo de ejemplo, utilizamos la herramienta online Followerwonk para determinar la autoridad de uno de los ganadores, el psicólogo Alejandro de Barbieri. Esta herramienta analiza los seguidores de cualquier perfil y su influencia en ellos justamente. Vemos que en una escala de 1 a 100, la Autoridad Social de Alejandro De Barbieri es de 64. Su puntaje deriva justamente del impacto de sus mensajes.
Felicitamos a todos los ganadores. Gracias por ser parte de este camino y ayudarnos a contribuir a una Comunicación Responsable en la sociedad. 

Aclaración final: analizamos solamente la conversación en Twitter pero también existió en Facebook, donde hay reacciones, comentarios, compartidos y clicks, y eso hace que los datos de interacción de esa red sean más elevados, y en Instagram, conocida como una de las redes sociales con más engagement, también hubo conversación. 

Fuentes: Metricool / Keyhole / Followwerwonk

Ignacio Pintos -  encargado de plataformas y estrategias de Ensamble Comunicación


jueves, 14 de diciembre de 2017

Comunicación Responsable Vs Trolls

El ajuste de tarifas decretado por el gobierno es noticia en los medios masivos, y conversación digital en las redes. Así funciona la mediatización de esta Era, que convierte a cada uno de nosotros en un medio. Pero las derivaciones y fenómenos que implican esas conversaciones necesitan de un análisis e interpretación, incluso más importantes que entender cualquier decreto estatal.

La empresa Nicestream, que atraviesa las conversaciones digitales como un sacacorcho, detectó Trolls de Twitter en la conversación sobre el aumento de tarifas. ¿Qué es un troll? En este caso una amenaza contra la Comunicación Responsable, los mensajes genuinos y el debate sano. Se trata de perfiles anónimos que trastornan la comunicación y en definitiva la Opinión Pública. Los hay de todo tipo: los que marcan la conversación, los que amplifican el mensaje y los que generan una falsa sensación de mayoría social. Su espíritu es espurio. Cuando parece que una idea es mucho más popular de lo que es (materializada en un hashtag) aumenta la probabilidad de que otros también la adopten. Ahí está su gran poder; su veneno. Y pueden desde alimentar fundamentalismos o la falta de debate, hasta destruir la reputación de cualquier marca.

Quienes están detrás de los trolls saben que estamos repletos de estímulos y hoy es mucho más fácil y cómodo reproducir que producir, o da más satisfacción (al menos inmediata) situarnos en un bando que confirme nuestros prejuicios, que tratar de comprender que según los hechos, la época y nosotros mismos, podemos situarnos en distintos lugares a la vez.

La manipulación mediática no es actual. El deseo de conocer o controlar el comportamiento social es tan antiguo como las ideas o el capitalismo. Lo que sucede hoy es que estamos a un click de la "etiqueta", donde la inmediatez es tan rica y adictiva que frena muchas veces a la reflexión. El acceso a la información dejó de ser una actividad proactiva y pasó a ser parte de la sociabilidad en las redes. Carlos Tanco (como Darwin Desbocatti) alguna vez escribió que las redes son “clubes de gente que quiere confirmar sus verdades acerca del mundo de manera instantánea y continua”. Este escenario, que comparto, requiere pensar en marcos mucho más complejos para regular el descontrol de las opiniones y la comunicación no responsable.

Umberto Eco tiene una visión algo más apocalíptica y entiende que internet "le ha dado a los tontos el poder de ser portavoces de la verdad". Menudo atrevimiento discrepar con Umberto, pero creo que es muy difícil no caer en la tentación de lo que genera internet, de la satisfacción inmediata, de la autocomplacencia que nos ubica en Oposición-Gobierno, Peñarol-Nacional o #Tarifazo-#Manijazo en referencia al último estudio de Nicestream.

Da la sensación de que dentro de las redes sociales es un imperativo estar siempre con la guardia arriba. Y ese trabajo, más allá de ser de cada ciudadano, es también de quienes estudiamos, trabajamos y vivimos de los medios de comunicación. "Comprender la propaganda, emplear el pensamiento crítico y darnos cuenta de nuestros propios prejuicios es la mejor manera de defender la democracia", dice Takis Metaxas, investigador de Harvard enfocado en el Big Data y su poder.

Las redes tienen mucho para aprender de los fenómenos que generan y ese quizás sea su mayor mérito: obligarnos a pensar en su poder, en lo que afecta a todos los ámbitos de la sociedad, porque pueden ser espacios muy radioactivos si los vemos pasar y nos quedamos quietos. 
La invitación desde Ensamble hacia la #ComunicacionResponsable, es atender a las redes y a la nueva comunicación entre la sociedad. Entre gobernantes y gobernados, entre marcas y consumidores, y ciudadanos entre sí. Estos premios a entregarse el próximo lunes son el Km 0 de un camino que recorremos con la convicción de aportar a una sociedad más crítica, o al menos donde el poder de influir a los demás no se base en los prejuicios, sino en la capacidad crítica. Un enfoque de comunicación con espíritu de comunidad, transversal al mercado, la política, la cultura, el deporte y la ciencia.



Nota: Ensamble se guía por los valores que promociona el ART/PNUD_Uruguay Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este artículo es el inicio de una serie de documentos sobre comunicación.


jueves, 23 de noviembre de 2017

La regulación social

Valentina y Brissa se murieron porque un hombre más fuerte pudo matarlas, abusarlas y cualquier otro delito que la Justicia compruebe. Pudieron hacerlo, en buena medida, por las desigualdades de la naturaleza, que da al hombre mayor fortaleza física. En parte, no es más que la perversión de esa fortaleza: un hombre es más fuerte que un niño y satisface sus placeres porque a la fuerza puede. Así de primitivo. La perversión de la fortaleza es más antigua que la raza humana. Y la tentación de pervertirse, basando la fuerza para anular al débil, es transversal a todos los ámbitos: laboral, económico, social (desigualdades no naturales) y biológico o físico.

Las desigualdades no naturales son trabajo del Estado erradicarlas, creando regulaciones para garantizar que "los fuertes" no abusen de los débiles. ¿Pero qué pasa cuando las desigualdades son tan naturales como que un hombre es más fuerte que una mujer o que un niño? Y vinculado a lo sexual: ¿Qué pasa por ejemplo cuando festejamos y reproducimos el nuevo material que expone a la mujer con el único objetivo de cosificarla para satisfacer nuestros placeres? Creo que ahí la regulación es social. De cada uno. Primero hacia adentro, con la reflexión y luego hacia afuera, ante la vista de todos, reproduciendo modelos sanos y no perversos.

El laburo social, más allá del institucional, es poner el ojo en la perversión. Se puede ser fuerte sin pisarle la cabeza a los débiles. Todo en función de no reproducir modelos que eliminen a los débiles. La fortaleza es pervertida cuando el débil sufre; eso va desde una falta de respeto, humillación virtual, hasta el abuso sexual o la muerte.

No hablo líricamente de derrocar a los fuertes. Todos estamos y estuvimos de un lado u otro de la vereda en algún momento. No se trata de ser fundamentalista de los débiles, sino en pensar cuando hay una perversión de la fortaleza, y condenarla.

Es una aberración que tragedias como estas nos tengan que hacer pensar los modelos que reproducimos.