jueves, 14 de diciembre de 2017

Comunicación Responsable Vs Trolls

El ajuste de tarifas decretado por el gobierno es noticia en los medios masivos, y conversación digital en las redes. Así funciona la mediatización de esta Era, que convierte a cada uno de nosotros en un medio. Pero las derivaciones y fenómenos que implican esas conversaciones necesitan de un análisis e interpretación, incluso más importantes que entender cualquier decreto estatal.

La empresa Nicestream, que atraviesa las conversaciones digitales como un sacacorcho, detectó Trolls de Twitter en la conversación sobre el aumento de tarifas. ¿Qué es un troll? En este caso una amenaza contra la Comunicación Responsable, los mensajes genuinos y el debate sano. Se trata de perfiles anónimos que trastornan la comunicación y en definitiva la Opinión Pública. Los hay de todo tipo: los que marcan la conversación, los que amplifican el mensaje y los que generan una falsa sensación de mayoría social. Su espíritu es espurio. Cuando parece que una idea es mucho más popular de lo que es (materializada en un hashtag) aumenta la probabilidad de que otros también la adopten. Ahí está su gran poder; su veneno. Y pueden desde alimentar fundamentalismos o la falta de debate, hasta destruir la reputación de cualquier marca.

Quienes están detrás de los trolls saben que estamos repletos de estímulos y hoy es mucho más fácil y cómodo reproducir que producir, o da más satisfacción (al menos inmediata) situarnos en un bando que confirme nuestros prejuicios, que tratar de comprender que según los hechos, la época y nosotros mismos, podemos situarnos en distintos lugares a la vez.

La manipulación mediática no es actual. El deseo de conocer o controlar el comportamiento social es tan antiguo como las ideas o el capitalismo. Lo que sucede hoy es que estamos a un click de la "etiqueta", donde la inmediatez es tan rica y adictiva que frena muchas veces a la reflexión. El acceso a la información dejó de ser una actividad proactiva y pasó a ser parte de la sociabilidad en las redes. Carlos Tanco (como Darwin Desbocatti) alguna vez escribió que las redes son “clubes de gente que quiere confirmar sus verdades acerca del mundo de manera instantánea y continua”. Este escenario, que comparto, requiere pensar en marcos mucho más complejos para regular el descontrol de las opiniones y la comunicación no responsable.

Umberto Eco tiene una visión algo más apocalíptica y entiende que internet "le ha dado a los tontos el poder de ser portavoces de la verdad". Menudo atrevimiento discrepar con Umberto, pero creo que es muy difícil no caer en la tentación de lo que genera internet, de la satisfacción inmediata, de la autocomplacencia que nos ubica en Oposición-Gobierno, Peñarol-Nacional o #Tarifazo-#Manijazo en referencia al último estudio de Nicestream.

Da la sensación de que dentro de las redes sociales es un imperativo estar siempre con la guardia arriba. Y ese trabajo, más allá de ser de cada ciudadano, es también de quienes estudiamos, trabajamos y vivimos de los medios de comunicación. "Comprender la propaganda, emplear el pensamiento crítico y darnos cuenta de nuestros propios prejuicios es la mejor manera de defender la democracia", dice Takis Metaxas, investigador de Harvard enfocado en el Big Data y su poder.

Las redes tienen mucho para aprender de los fenómenos que generan y ese quizás sea su mayor mérito: obligarnos a pensar en su poder, en lo que afecta a todos los ámbitos de la sociedad, porque pueden ser espacios muy radioactivos si los vemos pasar y nos quedamos quietos. 
La invitación desde Ensamble hacia la #ComunicacionResponsable, es atender a las redes y a la nueva comunicación entre la sociedad. Entre gobernantes y gobernados, entre marcas y consumidores, y ciudadanos entre sí. Estos premios a entregarse el próximo lunes son el Km 0 de un camino que recorremos con la convicción de aportar a una sociedad más crítica, o al menos donde el poder de influir a los demás no se base en los prejuicios, sino en la capacidad crítica. Un enfoque de comunicación con espíritu de comunidad, transversal al mercado, la política, la cultura, el deporte y la ciencia.



Nota: Ensamble se guía por los valores que promociona el ART/PNUD_Uruguay Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este artículo es el inicio de una serie de documentos sobre comunicación.


No hay comentarios: