viernes, 20 de marzo de 2015

Pánico sin filtro

 En 2014 se dieron 156 alertas de meteorología. Una cada 3 días. El efecto cola de paja por los 10 muertos del 23 de agosto de 2005. Pero es sólo una herramienta de la maquinaria que fabrica miedos. Vivimos con alertas: por un viento, una tormenta, por un asesinato, por los motochorros, por un partido de "alto riesgo". Se me ocurre que el miedo a morirse es tan antiguo como la vida, y que siempre fue una industria rentable, pero lo que ha cambiado es la cantidad de estímulos para temer. Lo bueno es que también hay más estímulos para sentir satisfacciones por estar respirando. En un mismo minuto puedo ver casi en vivo el gol de Suárez, y también cómo El País me habla de nuevas modalidades de rapiñas violentas en Montevideo. ¿Cómo hacer para no pensar que me voy a quedar sin ver más goles de Luisito por un delito? ¿Cómo hacer para no necesitar un botón de pánico en el bolsillo? Ni idea. No tengo respuestas. Tengo Twitter, Whatsapp y Facebook, y ninguno tiene filtro.

No hay comentarios: