sábado, 16 de octubre de 2010

Pomelito después de meterse entre los 8 mejores del mundial


El 26 de junio Uruguay le ganó a Corea del Sur 2 a 1 y se metió en cuartos de final. Pomelito se alejó de la fiesta por unos segundos, se recluyó en su escritorio y tiró unos comentarios.

El sueño es cada vez más grande

Uruguay sufrió pero le ganó 2 a 1 a Corea del Sur y está entre los ocho mejores del mundo. Dos goles de Suárez, un gigante Ruso Pérez y otro gran sacrifico colectivo para defender dieron rienda suelta a la mayor alegría deportiva de los últimos 40 años. Ahora esperamos por el ganador de Estados Unidos-Ghana.

El alemán pitó el final y los bocinazos se hicieron sentir más que nunca. La gente salió de los bares y las casas para festejar en caravana un triunfo que tenemos atragantado hace 40 años. Como en México 70` Uruguay se metió entro los ocho mejores del mundo y recuperó algo de nuestra rica historia.

En un partido que sufrimos mucho, el empate de Corea nos hizo reaccionar y Suárez metió el gol más festejado de los últimos años. A los 4 minutos padecimos la primera situación de peligro, con un tiro libre de Chu Young que pegó en el palo derecho de Muslera. Pero el récord de imbatibilidad se logró y el joven arquero superó a Mazurkiewicz.

Después Uruguay empezó a controlar el partido. Con la pelota y la impresión de que los defectos defensivos de Corea nos iban a dar el primer gol. Y así fue. A los 8` Cavani abrió una pelota para Forlán, quien se sacó de encima al lateral con un enganche y mandó un centro rasante inofensivo; el golero coreano erró el cálculo, la dejó pasar y por el segundo palo apareció Suárez para clavar el 1 a 0 con poco ángulo.

Desde la apertura hasta el descanso se vieron los mejores momentos de Uruguay en el partido. El equipo de Tabárez ganó el mediocampo y soltó a Maxi Pereira y Fucile. El jugador del Benfica llegó a definir en una situación muy clara pero su tiro rebotó en una mano que el árbitro no vio. Como siempre, la presión de Pérez y Egidio agobiaron al rival y fue en una patriada del Ruso, que Suárez pudo quedar mano a mano para marcar el segundo pero el línea cobró un offside que no fue.

De ahí en más Corea se hizo dueño del partido. En los últimos minutos del primer tiempo no llegó a inquietar a Muslera porque Uruguay tuvo la solvencia acostumbrada hasta ahora. Sin embargo, los primeros 20 minutos del complemento fueron un suspiro atrás del otro, y el gol coreano estaba al caer. Y cayó. Tras un despeje fallido de Victorino, la pelota bajó llovida al medio del área para que Chung-Yong Lee le ganara de cabeza a Lugano y Muslera y pusiera el empate.

Parecía que la ventaja física de los asiáticos sería determinante pero apareció la rebeldía uruguaya. El equipo celeste se adelantó varios metros y fue en busca del partido. El peligro del contragolpe coreano fue controlado por un trabajo incansable del Ruso Pérez y Arévalo Ríos. Además, al Ruso también le quedaba fuerza para atacar y en otra quijotada forzó un corner a 10 del final. Forlán lo levantó abierto y despejó la defensa pero el rebote lo tomó Suárez; el goleador de Holanda se hizo el espacio y con el empeine clavó un golazo contra el palo. Es verdad que demostró egoísmo en alguna jugada y cuando la pelota quemaba no la pudo retener como los otros delanteros, pero el segundo gol quiebra cualquier balanza porque es 100% Suárez: un jugador que se genera las chances él solo, y por eso fue el héroe de la victoria.

Los últimos minutos fueron de sufrimiento pero el pitazo final borró todo y agrandó la ilusión. Ahora el sueño es cada vez más grande.

Publicado por Pomelito el 26 de junio de 2010 en www.teledoce.com

No hay comentarios: